Del pasado: La Casa Boker y Felguérez

Todos tenemos obligaciones diarias para subsistir, pero a veces es tan fuerte la enfermedad, que solamente la cabeza en la almohada calma esa especie de llanto soterrado, el que hace agachar la testa para hacer la guerra o responder a los amores y es capaz de la devolución de las fuerzas para proseguir esto que se llama vida.

13 de Mayo de 2017

Es duro vivir las tareas sucesivas, la oración nocturna para garantizar un tanto el despertar, y al hacerlo, descubrir asombrado el dolor del cuerpo entero, no una pierna, la oreja, la adherida cintura, que ayer meneábamos con placer, como quien mastica una manzana o se peina sin raya en medio. Eran las confesiones para los viernes primeros: suavecita sin sobresaltos porque se trataba de casi una copia del mes anterior. La edad de la inocencia, confesábamos todo hasta lo que no era, porque en el fondo no sabíamos lo que era realmente pecar. Pero a nosotros, los chiquillos de antes, nos quedó una culpa grave en eso de las confesiones mensuales y traíamos un revorujadero, como el que se nos hacía si íbamos a comprar algo a la Casa Boker en el hirviente centro de la Ciudad de México y había tales maravillas en las mesas tapadas con vidrios, que en verdad salíamos sin nada porque no nos decidíamos por la tijera del arbolito o esos cuchillitos del más pequeño al grandote, el principal adorno de la cocina de mi tía Lelita, o los desatornilladitos, el gran martillo. O la colección de platos mínimos de hierro para las bolitas de mantequilla perfectas, hechas con caminitos de unas pinzas de madera. Cada magia de la mesa de mis tías Las gomitas eran hijas legítimas de la Casa Boker.

Arriba de la magistral tienda estaban los despachos de los abogados más importantes de aquel entonces. Uno de ellos era el de mi tío Luis Felipe Bustamante y mi padre el licenciado Mendoza Albarrán. Llevaban grandes negocios que así se llamaban: “El negocio”. Nosotros vivíamos con la esperanza de ir a visitar la hacienda donde estaban las grandes máquinas para triturar, yo creo que las cañas, y digo creo porque eso sí, no me acuerdo y se me revuelven con las máquinas para hacer hilos o quizá telas, a saber… los que podrían aclararme el asunto ya se murieron, hasta el Chino Bustamante, el hijo de mi tío, o mi hermano Manuel, el hijo de mi padre. Mi mamá, mi tía Angelita, los otros abogados que ya olvidé, en fin, que es un moridero de Aupa, y en ese sendero de personajes como de humo nos seguimos moviendo…

Referencia:

https://www.excelsior.com.mx/opinion/maria-luisa-mendoza/2017/05/13/1163244

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − five =